miércoles, 22 de febrero de 2017

Varios planetas potencialmente habitables en torno a una estrella distinta del Sol. Así es TRAPPIST-1.

Hoy la NASA había anunciado una rueda de prensa en la que comunicaría una noticia importante que tenía que ver con planetas extrasolares. Como ya sabemos, la cantidad de planetas descubiertos fuera de nuestro sistema solar es bastante grande. Tampoco es la primera vez que se descubre un planeta del tamaño de la Tierra o en la zona potencialmetne habitable en torno a su estrella.


Pero lo que la NASA ha anunciado si que es una novedad, al menos a mi me lo parece.

Un sistema de nada menos que siete planetas de tamaño terrestre en torno a una estrella. Si, han leído bien, siete exotierras. Pero eso no es todo. De esos siete planetas, tres de ellos (cuatro si somos optimistas) estaría situados en la zona de habitabilidad en torno a sus estrellas.


La estrella 2MASS J23062928−0502285 (que este es su nombre de catálogo) es una enana roja (8% del tamño de nuestro Sol) de tipo espectral M8 situada a 40 años luz de la Tierra. Y a este sistema estelar también se le llama TRAPPIST-1, nombre que toma del telescopio en el que fue descubierto, el TRAnsiting Planets and PlanetesImals Small Telescope, en Chile. En torno a ella orbitan los siete planetas descubiertos a una distancia mucho más cercana que los planetas de nuestro sistema solar, pero como su estrella es mucho menor que nuestro Sol (tiene un tamaño algo mayor que Júpiter), estos planetas recien descubiertos pueden tener una temperatura superficial acorde con la existencia de agua líquida. Estos son los planetas, en orden de distancia a su estrella: TRAPPIST-1d, TRAPPIST-1e, TRAPPIST-1f y TRAPPIST-1g

Comparación entre el Sol, TRAPPIST-1, Júpiter con sus los principales y los planetas encontrados
La detección de estos planetas ha sido posible gracias al método de los tránsitos, esto es, observar cuando éstos transitan por delante de sus estrella y producen una caída del brillo de la misma. A partir de estas observaciones se puede calcular tamaños y distancias de los mismos.

Tránsitos de los siete planetas ectrasolares detectados.

Estos descubrimientos han sido posibles gracias a la colaboración de varios observatorios terrestres (William Herschel en La Palma, VLT de Chile entre otros) y espaciales (Hubble y Spitzer). Con el próximo lanzamiento del nuevo telescopio espacial se espera poder caracterizar la posible atmósfera de estos exoplanetas y determinar sus propiedades.

¿No es fascinante?


Más información (referencias):
http://www.trappist.one/#
http://danielmarin.naukas.com/2017/02/22/trappist-1-un-sistema-estelar-en-miniatura-con-varios-planetas-potencialmente-habitables/
https://exoplanets.nasa.gov/trappist1/

jueves, 26 de enero de 2017

Exoplanetas a la vista.

La imagen de un sistema solar que todos tenemos en la cabeza es la de una estrella central y varios planetas que giran a su alrededor. El ejemplo más cercano, obviamente, sería nuestro propio Sistema Solar, con el Sol en su centro.
Telescopio Kepler, el gran descubridor de exoplanetas
Desde hace años, se están descubriendo exoplanetas (varios miles llevamos ya) orbitando a otras estrellas. Los métodos de detección son casi siempre indirectos, bien observando como pasan por delante de la estrella (método usado con el telescopio espacial Kepler) o bien midiendo las pequeñas oscilaciones en el movimiento de la misma. Pocos son los casos en los que se ha podido observar visualmente esos mundos.

Observatorio Keck, Hawaii
Uno de estos casos de observación directa es el de la estrella HR8799, situada a 129 años luz de distancia, en la constelación de Pegasus. El Observatorio Keck situado en Hawaii, ha estado observando este sistema desde hace 7 años y ha comprobado como las posiciones de los cuatro exoplanetas han ido cambiando con el discurrir del tiempo. El más cercano a la estrellas completa un órbita en 40 años y el más lejano unos 400 años.
La secuencia dura pocos segundos, condensando 7 años de observación. Nos enseña como giran estos cuatro mundos alrededor de su estrella, en una fracción de sus órbitas. 

No dejo de sorprenderme de que seamos capaces de ver desde nuestro mundo esta danza de planetas alrededor de otra estrella.

Juno, una misión de alto voltaje

La sonda espacial Juno, que desde el pasado verano se encuentra en órbita del planeta Júpiter, nos está enviando unas imágenes del planeta desde una perspectiva que nunca habíamos visto. A mi me están sorprendiendo, teniendo en cuenta que el objetivo principal de la misión no es fotografiar al gigante gaseoso.
El objetivo de la sonda Juno es estudiar el interior del planeta y el entorno próximo (y no tan próximo) donde los campos electromagnéticos y los cinturones de radiación son extremadamente potentes. La sonda describe órbitas polares y en cada uno de sus pasos cercanos al planeta obtiene unos datos gravimétricos muy precisos para conocer de la estructura interna de Júpiter. El problema es que a cada paso, la potente magnetosfera va estropeando la sonda y acortando la vida de la misma. Además, problemas técnicos no han permitido colocar la nave en la órbita esperada, lo que hará que los datos obtenidos no tengan la resolución esperada, pese a lo cuál seguirán siendo muy valiosos.

Recreación de Juno orbitando Júpiter
Pero la intención de esta entrada no era contar las peripecias de Juno, sino compartir algunas de las fotos que la JunoCam nos está mandando. Esta cámara, incluida a última hora por la NASA, no forma parte de los instrumentos científicos de la misión propiamente dicha, ya que no es necesaria para estudiar el campo gravitatorio de Júpiter ni los cinturones de radiación. Incluir la cámara es un requisito de la la agencia espacial norteamericana, que obliga a que en todas las misiones espaciales haya una cámara que envíe imágenes de los objetos visitados. Y menos mal, porque las fotos que está mandando son espectaculares.

Observemos esta impresionante fotografía donde se puede ver al planeta desde arriba, apreciando las estructuras nubosas que se encuentran en todo el polo norte. Es curioso que en este planeta gigante no observamos ninguna formación similar al famoso hexágono de Saturno.


En la siguiente fotografía del canal infrarrojo, podemos apreciar una gigantesca aurora polar:


O estas otras,durante el paso próximo a Júpiter que tuvo lugar le mes pasado. Es sobrecogedor el detalle de las imágenes y las formas nubosas que podemos apreciar en la atmósfera del planeta.





jueves, 20 de octubre de 2016

Pegasus, el caballo alado

Con esta entrada, desde verestrellas comenzamos un breve repaso a algunas constelaciones que podemos observar desde las latitudes medias del hemisferio norte. En cada entrada haré una breve introducción histórica-mitológica y unas breves indicaciones de objetos interesantes a observar. Mi intención no es hacer un catálogo exhaustivo de objetos en cada constelación, ya que de esos hay muchos y muy buenos, sino más bien una visión personal y subjetiva, de objetos y características que me gustan. Espero que sea de vuestro agrado.

Pegasus (Pegaso)

En la mitología griega, el caballo alado Pegasus (Πήγασος) era el caballo de Zeus. Nació de la sangre de Mesdusa, cuando ésta muere a manos de Perseus. Es una constelación conocida desde la Antigüedad.

Imagen de la constelación de Pegasus en el Atlas de J. Hevelius
El asterismo más destacado y reconocible en sus estrellas es un gran cuadrado, formado por las estrellas Markab, Scheat, Algenib y Sirrah (esta última realmente corresponde a Andromeda, constelación a la que se encuentra Pegasus unida).
Es fácilmente localizable en el otoño cuando observamos hacia el Este tras la puesta de Sol. Va aumentando de altura conforme la noche avanza o los días trascurren. La veremos junto a la evidente W de Cassiopeia y justo por detrás del triángulo de verano que ya se va retirando.

Pegasus y su entorno, justo después de la puesta de Sol, a mediados de octubre. (Fuente: Stellarium)
Para esta constelación voy a seleccionar tres objetos, totalmente diferentes entre sí. Un cúmulo globular, una estrella variable y la estrella donde primero se detectaron exoplanetas.

M 15

Se trata de un cúmulo globular que se encuentra a unos 33600 años luz de la Tierra. Es uno de los cúmulos globulares más antiguos de nuestra galaxia, con una edad estimada de unos 12000 millones de años.  Es bastante brillante y muy fácil de localizar. En cielos oscuros, se puede ver a simple vista como una estrella borrosa. Con prismáticos y pequeños telescopios se aprecia como una pequeña bola borrosa sobre un fondo estelar muy atractivo. Y con aperturas de más de 150-200 mm ya se empiezan a resolver estrellas individuales. Espectacular.

Imagen del cúmulo globular M15 tomada por el Telescopio Espacial Hubble
Este cúmulo es muy fácil de encontrar partiendo de una estrella llamada Enif, como podemos ver en los siguientes mapas:

Visión general de la constelación de Pegasus, donde podemos ver la localización de M15 (Fuente: Stellarium)

Localización de M15, cerca de la estrella Enif (Fuente: Wikipedia)

Espero que disfrutéis de la contemplación de esta maravilla del cielo otoñal. Yo nunca me canso de observarlo.




51 Pegasi

Para nuestros medios de observación no dejará de ser una simple estrella de magnitud 5.5, al límite de la visión a simple vista en cielos oscuros. Pero lo notable de este objeto, y por eso lo propongo, es que se trata de la primera estrella donde fue descubierto un planeta extrasolar, en el año 1995 por M. Mayor y D. Queloz.


Cuando lo observemos, debemos pensar que ese puntito de escaso brillo aparente, una estrella amarilla muy similar a nuestro Sol, tiene un mundo planetario que orbita a su alrededor.
Como digo, es fácilmente observable con prismáticos, si sabemos donde mirar. Aquí os dejo una carta estelar para localizarla fácilmente.
51 Peg es la estrella que se encuentra dentro del círculo rojo (Fuente: Wikipedia)

AG Peg

Como tercer objeto de observación, propongo una estrella variable. Se trata de una variable del tipo ZAND+R. Realmente son una pareja de estrellas muy próximas. Una de ellas es una enana blanca (muy caliente y compacta) que orbita "dentro" de las capas externas que envuelven a una gigante y fría compañera. La gigante roja llena su lóbulo de Roche y va transportando y acumulando materia que cae sobre la enana blanca. Cuando se alcanza suficiente materia para activar las reacciones nucleares en su superficie, se produce la ignición y el súbito aumento de brillo. Posteriormente vuelve la calma y de nuevo el trasvase de materia de una a otra compañera hasta la siguiente ignición.

Pareja de estrellas cercanas, donde se trasvasa materia


Inicialmente esta estrella se encontraba en la magnitud 9, pero en 1885 sufrió un aumento de brillo que la situó en la magnitud 6. Desde entonces ha ido debilitándose poco a poco. Lo interesante de este objeto es que el espectro de la enana blanca ha ido cambiando progresivamente desde entonces. Al principio era una enana blanca, al acumular suficiente material sobre su superficie proveniente de la gigante roja, se produjo la fusión del hidrógeno con el consiguiente aumento de brillo y transformación en supergigante blanca de tipo espectral A (en 1900 su temperatura era de unos 10000K) posteriormente pasó por el tipo B (año 1920), luego tipo O (año 1940) para finalmente aparecer como una estrella Wolf-Rayet (año 1970) con una temperatura superficial de 95000K. En todo este proceso su radio también ha ido disminuyendo desde los 16 radios solares hasta los 0,08 radios solares que tenía en 1990. Un lento proceso que continuará supuestamente hasta ser de nuevo una enana blanca. Y vuelta a empezar...

Podríamos considerara a AG Peg como una nova recurrente muy muy lenta.

Pero no es tan sencillo como podría parecer, ya que esa lenta disminución de brillo desde la magnitud 6 en 1885 hasta la 8,5, se vio interrumpida el año pasado con un repentino incremento de 2 magnitudes, como podemos ver en la curva siguiente:

Curva de luz de AG Peg con el incremento de brillo del año pasado (Fuente: AAVSO)
A día de hoy, parece que está volviendo de nuevo a la senda que llevaba, pero no sabemos si de una manera definitiva, por lo que habrá que estar atento a su futuro comportamiento.

Localizar la variable será muy sencillo, ya que se encuentra también muy próxima a la estrella Enif (epsilon Peg) que era la que nos servía para encontrar M15 como puedes ver más arriba. La carta que he generado desde la AAVSO es la siguiente:
Carta de localización de AG Peg. La estrella más brillante es Enif (epsilon Peg).
En ella están puestas las magnitudes de las estrellas de referencia sin el punto decimal, como es costumbre y la estrella central (dentro de una cruceta) es la variable AG Peg. Si necesitas otras cartas o más información, no dudes en consultar la web de la AAVSO o en dejar un comentario.

Las observaciones más recientes de esta estrella la sitúan con una magnitud entre 8,5 y 9,0 (yo mismo estimé una magnitud de 8,5 en el pasado mes de septiembre) pero sería interesante hacer comparaciones de brillo (usando el método de Argelander por ejemplo) cada pocos días para monitorizar posibles repuntes de actividad.

sábado, 24 de septiembre de 2016

Sobre dios y los dioses

Éste es un tema que se sale de lo que pretende ser este blog sobre Astronomía, Física y temas científicos en general. Pero revisando unos vídeos que tenía sepultados en lo más profundo del cerebro me ha parecido interesante compartirlos con todos vosotros.

En estos temas filosófico-teológicos, las opiniones son tan variadas como dispares, me limito a incrustaros un par de vídeos que nos hagan pensar.

Espero que los disfrutéis:



lunes, 15 de agosto de 2016

Resultados fotográficos de las Perseidas 2016

Como ya comentaba en una entrada anterior, este año teníamos esperanzas de ver un pequeño aumento de actividad en las Perseidas. Según las horas y fechas del máximo esperado, la mejor noche para intentar observar y fotografiarlas (desde España) era la noche del 11 al 12 de agosto. Lo malo, la previsión meteorológica para esas fechas daba bastante probabilidad a la presencia de nubes (de nuevo el amigo Murphy...)

Presencia de nubes que molestaron bastante durante la primera parte de la noche.
La presencia de nubes desde unos días antes parecía que iba a dar al traste con la observación. La noche empezó con nubes. A partir de las 2 de la mañana (0h TU) comenzaron a abrirse huecos entre las nubes que aproveché para ir disparando hacia ellos en busca de algún trazo meteórico. Las nubes iban y venían pero al final el cielo se abrió y pude disfrutar de varias horas de cielo despejado.

Hasta las tres y cuarto de la mañana (1h15mUT) siempre tuve que ir disparando entre claros más o menos grandes. Debido a esto y a la presencia de la Luna yo no vi una gran la actividad (como en años anteriores, nada fuera de lo normal) y no conseguí atrapar ningún meteoro. Pero a a partir de esa hora las nubes y la Luna me dejaron trabajar con tranquilidad y pude disfrutar de un gran espectáculo.

Perseida cruzando por la zona de Pegasus
La actividad fue aumentando poco a poco conforme la Luna nos dejaba, el radiante ascendía y nos íbamos acercábamos al máximo, pudiendo detectar muchas perseidas a simple vista. Personalmente me dio la impresión de una gran actividad (a mi me recordó a las campañas activas de los años 90 del pasado siglo). Sobretodo hacia el final de la noche, donde la aparición de meteoros era casi continua.

El lugar de observación fue Aspe (alicante). En total hice casi 600 fotografías. Todas están hechas con una Canon EOS500D y el objetivo con una focal de 18mm. Tiempos de exposición de 30 segundos (en ocasiones menos cuando las nubes así lo "requerían") con una sensibilidad de 1600 a 3200 según calidad del cielo. El total de meteoros claros en las imágenes es de 16, bastante elevado para lo que viene siendo habitual al menos para mi (un nuevo indicio de mayor actividad que de costumbre). Como son muchas fotografías, he hecho un montaje con algunos trazos meteóricos seleccionados:

Perseidas. 11 al 12 de agosto de 2016.
Me gustaría resaltar que la última parte de la noche, de 3hUT a 4hUT el incremento de actividad fue si cabe aún mayor. Sólo en esa hora capturé 12 de los 16 meteoros, sin duda un gran porcentaje...

Perseida y satélite artificial
En resumen, una provechosa noche de observación, pese a las nubes y la Luna en la primera parte. En ese sentido, una lástima porque me perdí el supuesto incremento que algunos reportaron a esas horas. Pero compensado y con creces con la gran actividad del final de la noche. Y con ganas de la próxima sesión.

domingo, 7 de agosto de 2016

Perseidas 2016, este año hay esperanzas de ver un buen espectáculo

Como cada año, tenemos aquí la lluvia de meteoros más observada del año, las Perseidas. La duración de la actividad va desde finales de julio hasta mediados de agosto. El origen de esta lluvia de meteoros está en las partículas que el cometa Swift-Tuttle ha ido emitiendo en los sucesivos pasos en su órbita.


Este año hay bastantes esperanzas puestas en un repunte de actividad. La Luna estará creciente por lo que solo molestará la primera parte de la noche. Según las previsiones, el máximo tendrá lugar el día 12 de agosto durante el día (en Europa) por lo que la noche de más actividad, será del 11 al 12 de agosto. Además, según algunos modelos se cree que la Tierra podría pasar por unas zonas de más densidad de partículas de lo que es habitual, por lo que hay grandes esperanzas de que podamos ver un repunte en la actividad.


Habrá que buscar cielos lo mas oscuros posibles, para poder ver la mayor cantidad de estrellas fugaces. También hay bastantes posibilidades de ver algunas bastante brillantes, por lo que es una buena oportunidad para intentar fotografiarlas. Las horas en las que más estrellas fugaces podrán verse son entre las 0h UT y las 4h UT ya cerca del alba. También habrá que estar atentos a unos posibles repuntes de actividad antes de las 0h.
Y un último consejo sería coger algo de ropa de abrigo, ya que aunque las noches  estivales son agradables, la temperatura disminuye cuando se marcha el Sol, sobretodo hacia la madrugada.

¡Suerte y cielos despejados!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...